¿Son compatibles las enfermedades respiratorias con la práctica del running? Este artículo entrega respuestas y consejos al respecto.

Seguramente más de alguna vez has estado resfriado y te has preguntado si puedes salir a correr. O quizás sufres de alguna enfermedad respiratoria crónica y no sabes si te conviene practicar deportes como el running… Pues bien, para que frente a esas dudas sepas a qué atenerte, pon atención a las siguientes orientaciones que entrega el equipo de kinesiólogos de rehabilitación cardio-metabólica, medicina física y rehabilitación de Clínica Alemana.

¿Correr Resfriado?

Sin duda, todos alguna vez hemos sufrido algún resfrío o afecciones temporales algo más complejas como la bronquitis. ¿Son esos reales impedimentos para salir a trotar?
Los profesionales del mencionado centro de salud sostienen que estando resfriado sí se podría practicar running, pero antes de tomar la decisión de hacerlo sugieren realizar el ejercicio denominado “prueba del cuello”, que consiste en lo siguiente: “Si los síntomas del resfrío se concentran en la cabeza –congestión, dolor de garganta, mucosidad mínima– entonces es posible entrenar o correr. En cambio, si los síntomas se ubican debajo del cuello –dificultad para respirar, tos, fiebre, dolor muscular– no debes salir a correr”.

De acuerdo a ello, si tienes un resfrío menor podrías ir a trotar. Es recomendable, eso sí, que tomes algunas medidas para no empeorar tu estado de salud, como: “Siempre estar abrigado, no salir en horarios con temperaturas muy bajas, ya sea muy temprano en la mañana o durante la noche, y evitar realizar ejercicio cuando la contaminación de aire son altos. Realizar un ejercicio de ligera a moderada intensidad y efectuar más ejercicio de fortalecimiento muscular”, detallan en Clínica Alemana.
Atendiendo la prueba antes señalada, en cambio, si padeces cuadros más complicados como una bronquitis no es conveniente practicar running, ya que hay síntomas bajo el cuello. Los especialistas añaden que correr en dichas condiciones puede exacerbar la obstrucción bronquial y nasal, “disminuyendo la ventilación durante el ejercicio, lo que lleva a una fatiga precoz. Esto puede perdurar generando alteraciones del sueño”.

Enfermedades Crónicas

¿Qué ocurre con quienes sufren patologías respiratorias como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o alergias?, ¿Podrían igualmente realizar deportes como el running?
Desde la Clínica Alemana responden: “La realización de ejercicio puede aumentar o disminuir la incidencia de enfermedades respiratorias altas, dependiendo de la reacción del sistema inmune del individuo. Es por eso que debe tener un tratamiento controlado y sin síntomas para realizar el ejercicio”.
Agregan que en las personas con asma, el entrenamiento físico puede mejorar el estado cardiopulmonar sin modificar la función pulmonar. Advierten, eso sí, que es importante estar educado para prevenir alguna crisis asmática durante el ejercicio. Con esas precauciones, “una persona asmática puede entrenar al mismo nivel que una persona sana”, aseguran.
En caso de sufrir alergias respiratorias también se podría salir a correr, pero considerando lo siguiente: “Es importante tomar los medicamentos recomendados por el médico tratante, además beber abundante agua”, señalan los profesionales. Añaden que es conveniente fijarse en los lugares donde se va a realizar el ejercicio, evitando los parques con muchos árboles.
Para los pacientes con EPOC, en Clínica Alemana indican que es necesario que un especialista analice su nivel de condición física, “evaluando la hemodinamia y la saturación de oxígeno, ya que muchas veces se requiere apoyo de oxígeno adicional”.
A modo de conclusión, recalcan que si se quiere practicar running en cualquiera de las condiciones mencionadas se “debe tener un tratamiento adecuado, controlado, y estar educado para estar preparado en casos de crisis durante el ejercicio y tener seguimiento médico adecuado”. De igual manera, los especialistas reiteran algunos tips que pueden ayudar a compatibilizar el running con el padecimiento de enfermedades respiratorias: “Coordinar bien los horarios de entrenamiento, evitando las horas más frías y tener siempre en consideración el nivel de contaminación ambiental. Y en caso de presentar síntomas detener el ejercicio para evitar empeoramiento”.