El masaje deportivo, como el que se realiza antes de una carrera o entrenamiento exigente, genera una serie de beneficios que bien vale la pena experimentar.

Por Luis Ibáñez Matabenitez
Masoterapeuta Deportivo
@francibanez - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cuando hablamos de masaje deportivo nos referimos al tratamiento físico que se ejecuta, en la mayoría de los casos, con una técnica manual. Su objetivo es mejorar el rendimiento y el estado físico de cualquier persona que realice deporte, aunque también puede aplicarse a no deportistas con el mismo fin.
Este tipo de masaje se diferencia de otros por su mayor profundidad e intensidad. Como norma general, se basa en las pautas del masaje sueco clásico e incorpora una combinación de técnicas de estiramientos, compresiones, fricciones, tonificaciones y técnicas más avanzadas de puntos de presión y Shiatsu.

¿Cómo Opera?

La acción mecánica del masaje sobre la musculatura activa la circulación, lo que favorece el intercambio de reacciones químicas y nutrientes (oxígeno y glucosa). Además, acelera el proceso de eliminación de los productos de oxigenación, como el dióxido de carbono (CO2), y de otros productos de desecho que son nocivos para el músculo.
Por otra parte, si friccionamos una zona provocamos la liberación de histamina, sustancia que causa dos efectos: La vaso dilatación de los capilares y una acción calmante y analgésica sobre el sistema para-simpático.
Cada frotación aplicada a lo largo del riego del sistema venoso ayuda a la circulación. Al aplicar el masaje se ejerce una presión incrementada en los vasos del área tratada y un subyacente vacío en aquellos más apartados. Ambos cambios de presión contribuyen al riego fluido en los vasos venosos y permiten la entrada a nuevos fluidos procedentes de tejidos más profundos.
En consecuencia, el incremento de flujo de retorno mejora el abastecimiento de sangre arterial que tiene que rellenar los vasos libres.
Cuando los músculos están tensos o existe una presión en sus compartimentos, la circulación se inhibe en los tendones, ligamentos y músculos. Al hacerla más rica en oxígeno y sustancias vitales para la restauración y el crecimiento, el efecto de bombeo realizado con el masaje es esencial para la recuperación de los tejidos y músculos.
El masaje también hace que las membranas se abran, facilitando el intercambio de fluidos y mejorando la expulsión de los desechos musculares como el ácido láctico, que se forma en los músculos durante e inmediatamente después de un ejercicio extenuante. Los fluidos oxigenados ricos en nutrientes son, entonces, absorbidos con más facilidad. En definitiva, esta función normaliza el metabolismo del tejido y facilita su recuperación después de un entrenamiento o competición.
Mediante las técnicas de masaje es posible, asimismo, devolver la elasticidad a las musculaturas duras y carentes de elasticidad. Esto es importante en los tejidos que están constantemente sometidos a gran tensión en ciertas posiciones.

Postcompetitivo

El masaje deportivo se puede diferenciar en 3 grupos: precompetitivo, postcompetitivo y de mantenimiento. El primero se realiza en base a un plan con el corredor y entrenador para definir la cantidad de sesiones y objetivos. Lo que se pretende es mantener los músculos en óptimas condiciones para afrontar los desafíos de cada entrenamiento y tratar de llegar a un 21K o maratón en condiciones ideales.
Con este masaje buscamos acabar con las contracturas y mantener el músculo libre de toxinas, eliminando ácido láctico. La idea es conservar al deportista en óptimas condiciones, para lo cual se realizan fricciones superficiales y rápidas, amasamientos suaves y profundos, y percusiones estimulantes.
Para que logre un efecto positivo se recomienda aplicarlo una vez por semana, o bien cada 15 días. No se sugiere en caso de existir traumatismos agudos, bursitis e infecciones.
Son muchos los deportistas que gracias al masaje deportivo han mejorado su rendimiento y se lesionan menos, por lo cual lo han incorporado como parte de su entrenamiento y de sus vidas.