La kinesiología no sólo ayuda a tratar lesiones sino también a evitar que ocurran.

Es bien común que cuando nos hablan de kinesiología lo asociemos al tratamiento de alguna molestia física. Sin embargo, su aporte puede ir mucho más allá: “Lo ideal para todo deportista es no lesionarse. Para ello es recomendable realizarse evaluaciones periódicas con un kinesiólogo que llevan a manejar los diferentes aspectos durante el período de entrenamiento”, sostiene Hernán Plaza, kinesiólogo y osteópata.
El también socio director de MedPro Clínica plantea que conviene que los deportistas incorporen la prevención dentro de su práctica y la consideren como parte del tratamiento de lesiones a largo plazo. De igual modo, recomienda a los corredores recurrir a profesionales de la salud que “conozcan los distintos aspectos del running y puedan aportar a manejar conocimientos acorde a la importancia de la buena ejecución, entrenamiento e implementos a utilizar durante su práctica o competencia”.

Recuperación de Lesiones

Aparte de prevenir, la kinesiología ayuda a recuperar ciertas lesiones comunes en los runners, como las siguientes:

• Tendinosis aquiliana: Se trata de una lesión degenerativa ocasionada por la pérdida del equilibrio entre el daño repetitivo en el tendón de Aquiles y su reparación. El tratamiento kinésico busca “mejorar los procesos proliferativos de reparación propios del tendón y mejorar los equilibrios, respetando su reparación natural. Se intenta volver a entregar cargas, pero de forma eficiente al mejorar la función muscular implicada”, explica Hernán.

• Fascitis plantar: Esta patología se manifiesta en una inflamación de la membrana fibrosa que cubre los músculos plantares y puntos de inserción del talón. Para tratarla, los kinesiólogos intentan “flexibilizar y liberar la membrana fibrosa de otros pares musculares para que la carga sobre ésta disminuya progresivamente acorde evoluciona el tratamiento. Se debe trabajar toda la musculatura intrínseca como extrínseca del pie, analizar técnicas de carrera así como el calzado y realizar las modificaciones acorde a lo encontrado”, afirma.

• Periostitis o “Shint Splint”: Esta lesión que afecta principalmente a la tibia se debe abordar de múltiples directrices. “Hay que hacer un análisis detallado tanto de las alineaciones del segmento de la pierna como de la técnica deportiva, buscando desbalances musculares asociados. Analizar que la implementación utilizada sea acorde al individuo y su disciplina. Estudiar la etapa del entrenamiento y cargas que se están ejecutando, así como la nutrición, el aporte electrolítico, las horas sueño y tiempos de recuperación que se le está otorgando al deportista”, detalla el kinesiólogo.

• Síndrome de dolor lumbar: En este caso, la kinesiología contempla “una primera etapa de tratamiento del dolor, para luego enfocarse en observar los factores que lo desencadenan, sumado a una reeducación postural, corrección de las desalineaciones y entrenamiento funcional del segmento abdominal y su musculatura estabilizadora”, expone Plaza.

Cintas Kinesiológicas

Entre los productos que se utilizan en kinesiología para prevenir y aliviar lesiones están las cintas o kinesiotapes, las cuales “ayudan a mantener un adecuado balance miofascial, activando la musculatura para mejorar su perfomance”, asegura Hugo Salazar, kinesiólogo, quiropráctico, y asesor de la marca Aktive Tape. Añade que estas cintas “entregan mayor información respecto a la posición y tensión del músculo mejorando la propiocepción, además contribuyen a mantener la elasticidad de los componentes estructurales del músculo previniendo sobrestiramientos y desgarros. De esta forma, se desarrollan las condiciones para evitar una sobrecarga de las estructuras y una eventual lesión”.
Estas cintas se aplican para tratar algunas lesiones típicas de los corredores, como las asociadas al sobreuso articular y sobrecargas musculares en las extremidades inferiores. “Son frecuentes las artropatias, esguinces de tobillo y rodilla, la periostitis tibial y los problemas miotendinosos en la banda iliotibial (zona externa del muslo). El dolor es un factor importante a evaluar por un especialista, ya que pueden existir otros factores que acrecienten el cuadro. Existen elementos como la mala postura o alteraciones de posición ósea que son corregibles mediante kinesiotape. El uso continuo antes o durante una lesión disminuye el dolor, mejora la recuperación y favorece la correcta ejecución de los ejercicios”, acota el especialista en terapia manual.
Advierte que para lograr resultados efectivos es necesario que la zona en que se usa la cinta no presente heridas o lesiones, como también aplicar los tipos de tensiones adecuados para cada caso.