Artículos Anteriores

¿Dolores Lumbares?

¿Dolores Lumbares?

Lumbago y otras dolencias puedes sufrir en la espalda baja. Entérate cómo prevenirlas, tratarlas y de qué manera afectan la práctica del running. ¿Has sufrido dolor lumbar después de correr?...

Con Sangre en… la Nariz

Con Sangre en… la Nariz

Aunque la posibilidad que sufras una hemorragia nasal al correr es reducida, es importante que sepas quiénes están más expuestos y cómo prevenirla o tratarla. Sus fotos y videos con...

Para Respirar Tranquilo

Para Respirar Tranquilo

¿Son compatibles las enfermedades respiratorias con la práctica del running? Este artículo entrega respuestas y consejos al respecto. Seguramente más de alguna vez has estado resfriado y te has preguntado...

¡Qué Nervio!

¡Qué Nervio!

La irritación o inflamación del nervio ciático provoca la ciática o lumbociática, patología que puede ser muy dolorosa e inhabilitante para correr. Si no la has padecido, es muy probable...

Lumbago y otras dolencias puedes sufrir en la espalda baja. Entérate cómo prevenirlas, tratarlas y de qué manera afectan la práctica del running.

¿Has sufrido dolor lumbar después de correr? Estudios indican que un porcentaje importante de runners ha sufrido molestias en la espalda baja en algún momento de su vida deportiva. Aunque también hay evidencia que indica que, en general, los atletas amateur tienen una columna más saludable que la población sedentaria.
El Dr. Andrés Leiva, traumatólogo y especialista en columna de Clínica MEDS, señala que existen múltiples tipos de dolor lumbar, “con distintas características dependiendo su forma de inicio, intensidad, localización y duración. Además, está determinado por las variadas causas que lo provocan, como las musculares, degenerativas y por sobreuso o estrés”.
Añade que el dolor más frecuente que padecen los corredores en esa zona es el lumbago, conocido como mecánico o común, “habitualmente relacionado a una contractura muscular y sin producir mayores daños de tipo traumático o degenerativo. Las causas degenerativas –como discopatías, osteocondrosis y espondiloartrosis– producen por lo general cuadros más larvados (con síntomas que ocultan su verdadera naturaleza) o más persistentes”.
Las fracturas por estrés, en cambio, suelen presentar un inicio agudo, con una progresión en cuanto a la intensidad y duración del dolor. “Pueden ocurrir a dos niveles: en elementos posteriores vertebrales, lo que conocemos como fractura por estrés pedicular o espondilolisis, muy habituales en deportistas adolescentes con un esqueleto aún inmaduro. Y a nivel del sacro, específicamente en la ala sacra. Esta causa es poco frecuente y afecta de manera casi exclusiva a corredores de maratón”, explica el especialista en columna.
También hace la diferencia entre el dolor lumbar y el dolor ciático o lumbociático. “Este último se ubica a nivel de la extremidad inferior, en relación al recorrido del nervio ciático (desde el glúteo hasta el pie), y es habitualmente secundario a hernias del núcleo pulposo”, revela.

Climbing mayo2019