Entrenar de manera individual o junto a pequeños o grandes grupos dependerá de los objetivos que persiga cada corredor.

No pocas veces se ha discutido acerca de la conveniencia de entrenar o correr de manera individual o en compañía de más personas... Aquí expondré algunas ideas que pueden contribuir a este debate, teniendo en cuenta que este tipo de situaciones tienen mucho de subjetivo, es decir, se vislumbran de manera diferente en cada persona… 

Lo primero que hay que observar es que en términos bien generales, los deportes pueden clasificarse desde lo psicológico (entre las numerosas formas que hay de clasificación) en deportes sin y con oposición… ¿de qué depende esto? de que el deportista se enfrente en el espacio competitivo directamente con su rival, es decir, que en su campo visual pueda tener al adversario.

Por ejemplo, en el tiro con arco, los deportistas durante la competencia no tienen contacto visual con el rival, en cambio en el tenis si hay contacto visual. Este análisis es relevante, por ejemplo, para adecuar las necesidades y requerimientos del entrenamiento mental para cada atleta.

Running: Semi-oposición

En el caso del running claramente estamos ante un deporte que podría caracterizarse como de semi-oposición, ya que, a pesar de tener visualmente a los competidores durante la carrera (considerados rivales en algunos casos), en muchas ocasiones el primer rival es uno mismo, al tener que enfrentarse a desafíos personales: bajar un tiempo, aumentar una distancia, etc.. O bien, al tener que trabajar la tolerancia al cansancio, a la fatiga, al dolor o resistir la monotonía en el caso de las grandes distancias. Por lo tanto, si bien uno corre en presencia de otros competidores al primero que hay que derrotar es a uno mismo.

En base a lo anteriormente expuesto es importante comprender que correr un maratón o la distancia que sea, siempre se hace en presencia de otros atletas adelante, atrás, a los lados. Por lo tanto, entrenar de manera aislada o solitaria, en un alto porcentaje de la preparación total, es en el fondo hacerlo bajo una realidad que en competencia no se presentará, y en este caso la realidad no se simula de manera adecuada.

Otro elemento interesante de analizar son las investigaciones al respecto: Estas han concluido que correr con el objetivo de hacer ejercicio físico -esto es para liberar endorfinas, sentirse bien, bajar de peso o simplemente hacer una ocupación más activa que el ocio- requiere de un extra motivacional que podría estar dado por el hecho recibir apoyo y refuerzo de un grupo de pares que estén “en la misma”.

Por el contrario, si las metas y los objetivos se orientan más hacia lo competitivo, las investigaciones señalan que, en muchas ocasiones, el entrenamiento individual puede favorecer bastante para lograr avances en lo técnico, en la preparación mental o simplemente para hacer más kilómetros. Otra alternativa que plantean los estudios es que en este caso, cuando la meta es más competitiva, entrenar en pequeños grupos divididos en objetivos similares, desafíos comunes o habilidades similares, funciona bastante bien.

Diferencias entre Sexos

La realidad en Chile nos muestra que el porcentaje de mujeres sedentarias duplica al de hombres y que más del 50% de las adolescentes de entre 14 y 19 años declara no hacer ningún tipo de actividad física durante el año. Esa cifra se eleva casi al 70% si la pregunta es “¿hace ejercicios durante el verano?”. Bajo esta situación una de las claves para movilizar estos nefastos porcentajes es generar más espacios urbanos que hagan más sustentable el deporte en ciudad, pero por sobretodo en el caso de los adolescentes generar más actividades grupales, ya que, a esa edad, y aún más en las mujeres, la fuerza motivadora de los pares genera una fuerza única, siendo el proceso de socialización fundamental en este caso.

Esto es particularmente importante dado que a esta edad la fuerza de los pares, obtenida mediante el proceso de socialización, es muy importante para generar hábitos y cambios conductuales.

Finalmente es importante reconocer que una de las fuentes motivacionales en el deporte es la extrínseca, es decir aquella que proviene de reforzadores externos. En deportes de elite y con atletas profesionales, una fuente externa típica es el dinero, pero en otros como el running, donde normalmente no hay tanta remuneración, el refuerzo externo proviene del grupo, de las personas…

Por lo tanto, correr en compañía o con competencia…. dependerá de las metas que quieras alcanzar…