Las ilusiones cognitivas en torno a eventos como el próximo Maratón de Santiago pueden favorecer o desfavorecer tu rendimiento deportivo. ¿Sabes de qué se trata?

Es claro que durante estos meses muchos corredores, runners y maratonistas ya estarán pensando y visualizando su próxima intervención en el Maratón de Santiago (42K) o en los 21K, o centralizando sus esfuerzos para la Corrida de Santiago (10K), que se realizarán el próximo 3 de abril. Y es que entrenar en base a objetivos y expectativas está en la naturaleza del ser humano. Visualizar aquello que se desea lograr de alguna forma es lo que nos permite mantenernos autodeterminados hacia una meta. 

Una de las grandes virtudes que tiene este tipo de disciplina es que permite trabajar de manera muy planificada en torno a los objetivos que nos llevan a la meta, permitiendo vislumbrar una mejora constante y modular adecuadamente el optimismo frente al desafío deportivo que se aproxima. Pero, ¿es conveniente ser siempre optimista?, ¿puede jugar en contra tener un exceso de confianza? En la columna de entrenamiento mental de este número hablaremos acerca de las ilusiones cognitivas y cómo éstas pueden favorecer o desfavorecer nuestro rendimiento deportivo.

¿Qué son?

Las ilusiones cognitivas son una especie de “atajos mentales” que normalmente utilizamos para explicar, entender o justificar nuestra realidad frente a los resultados obtenidos o esperados en un entrenamiento o en una carrera. Al igual que las ilusiones ópticas, muchas de estas ilusiones cognitivas pueden no estar relacionadas directamente con la realidad, sino que más bien con lo que suponemos que está sucediendo, modificando o alterando ciertas percepciones deportivas y que en la mayoría de los casos interviene directamente con nuestro optimismo.

En términos generales nosotros nos movemos en base a 3 ilusiones cognitivas: 

• Ilusión de superioridad: Es la tendencia del corredor a pensar que es mejor de lo que realmente es y a creer que es superior a la media de los corredores. Pensar por ejemplo que en una carrera haré un mejor tiempo que la mayoría, o que se corre más rápido que la mayoría… Si todos pensaran así, ¿quién entonces formaría parte de la media? Por ello es una ilusión, ya que, estadísticamente es imposible que todos estén sobre la media.

• Ilusión de introspección: Es nuestra tendencia a pensar que los motivos por los cuales tomamos una u otra decisión son fundados, cuando en verdad no existe razón alguna que verdaderamente la justifique, pero creamos estos motivos para justificar que tal decisión ha sido la correcta. Eso se observa, por ejemplo, en ciertas decisiones como en qué eventos participar, qué tipo de estrategia utilizar en una carrera o a qué país viajar para correr un maratón, las cuales muchas veces se toman sin reflexionarlas mucho de manera previa, sino más bien se justifican de manera posterior.

• Sesgo optimista: Guarda relación con la tendencia a sobreestimar nuestras posibilidades de éxito en una carrera y a subestimar la probabilidad de vivir experiencias negativas. Así siempre estamos pensando que siempre lograremos el objetivo, que nuestro entrenamiento ha sido excelente, que siempre llegaremos a la meta y que nunca nos lesionaremos o que nunca nos irá mal. Pensar así puede ser positivo, pero cuando se exacerba no permite tomar resguardos frente a determinadas situaciones y ponderar el peligro.

Sin Decepcionarse

Estas ilusiones de alguna manera se introducen en nuestra mente para evitar decepcionarse o frustrarse cuando los resultados no son los esperados, pero la verdad es que está comprobado que los corredores optimistas no necesariamente se sienten más decepcionados que los pesimistas cuando no logran lo que se propusieron. Más bien, los optimistas piensan que “a la próxima” lo harán mejor y, por lo tanto, tienden a enfocarse en el error para corregir. Versus los runners pesimistas que tienden a atribuir sus “no logros” a situaciones externas y, por ende, desarrollan menos autodeterminación para superarlos.

Está comprobado que el optimista en general tiende a esforzarse mucho más para obtener sus logros, son más perseverantes y obtienen mejores resultados.

Conocer adecuadamente este tipo de ilusiones permitirá que manejemos equilibradamente nuestro optimismo y no decaigamos en nuestros esfuerzos por alcanzar los objetivos y metas de cara a eventos importantes, como el Maratón de Santiago 2016.