A través de esta técnica el cerebro puede crear patrones positivos para anticiparse a las experiencias que se vivirán en una carrera, por lo que resulta muy útil para afrontar una maratón.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Autor del libro “Entrena tu mente para la maratón”
@rodrigocauas

Ya hemos hablado extensamente, en ediciones anteriores, acerca de los beneficios de utilizar una técnica psicológica muy usada en el deporte denominada visualización.
Y es que gracias a la fuerte irrupción de las neurociencias, contamos con muchas evidencias de sus bondades y de los reales cambios que produce en el cerebro.
El simple hecho de visualizar acciones, situaciones o emociones permite crear en nuestro cerebro nuevas conexiones que facilitan que esas circunstancias se produzcan con mayor eficacia.
Además, se ha podido comprobar que la visualización llena de imágenes una zona específica de nuestro cerebro llamada cerebelo, que es donde un deportista encuentra la información para solucionar diversos problemas que se le pueden generar en una competencia.

Para una Maratón

¿Cuál puede ser el uso de la visualización en una maratón?
Esta técnica no es solo para mejorar o perfeccionar gestos técnicos, sino que también permite preparar al cerebro para los distintos escenarios a los que se verá enfrentado en una carrera. Y esto es posible trabajando con la mente, que son nuestras emociones y pensamientos.
Un maratonista que entrena su mente mediante la visualización tiene muchas posibilidades de desarrollar el control de lo que percibe y siente durante esos 42.195 metros, ya que el cerebro no distingue entre realidad o simulación. Por ende, cuando solo se está visualizando, cree firmemente que dicha situación sí está ocurriendo, de manera que cuando suceda verdaderamente el cerebro podrá anticiparse a los hechos y estar preparado para actuar. Sobre todo en lo referido al control emocional.
Es muy recomendable que los maratonistas visualicen desde unas semanas antes de la carrera, al menos una vez por día, ya sea en la mañana o en la noche. El contenido de la visualización debe estar relacionado con los momentos más difíciles de una carrera, pero intentando poner en la cabeza posibles soluciones a esos problemas y viéndose con total positividad y tranquilidad en dicha situación.
Realizar esto, todos los días, por un tiempo de 10 a 15 minutos, genera ciertos patrones que el cerebro utilizará con más facilidad el día de la competencia. Por ello, es muy importante que las imágenes puestas en esta técnica sean lo más reales posible, incorporando además sonidos, olores y sensaciones. La imagen es lo más importante dentro de este trabajo.

Técnica de Activación

La visualización es una técnica de activación y no de relajación. Vale decir, cuando se está visualizando el cuerpo debiera activarse en distintos grados (esto es bastante personal), lo que se manifiesta por ejemplo en el aumento del ritmo respiratorio o de la frecuencia cardiaca, en cierto grado de sudor y, en general, en una inquietud corporal como respuesta a las diversas órdenes que está mandando el cerebro a los sistemas del organismo involucrados en el movimiento.
Llevar a cabo esto con frecuencia permite que el cerebro vaya creando patrones positivos con respecto a las experiencias que se vivirán durante una carrera. Por ello es esencial que toda esta información “colocada” en nuestro cerebro sea totalmente positiva, ya que las imágenes o sensaciones negativas también podrían afectar.
El entrenamiento mental, como cualquier ciencia del ámbito deportivo, debe realizarse frecuentemente para que tenga real eficacia.