La autoconfianza es un estado interno de convicción realista de que se podrá ejecutar exitosamente una conducta.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

La autoconfianza es la creencia de que se puede realizar satisfactoriamente una conducta deseada. En esencia, equivale a suponer que el éxito se va a producir. Los deportistas seguros creen en sí mismos. Y, lo que es más importante, creen en su capacidad para adquirir las destrezas y competencias necesarias –tanto mentales como físicas– que les permitan alcanzar su máximo potencial. También puede emplearse el término “autoeficacia” para señalar la convicción que un deportista tiene de que puede ejecutar exitosamente una conducta. Un maratonista tendrá una alta autoeficacia cuando crea que puede correr el maratón de Nueva York y llegar a la meta en el tiempo deseado.
La autoconfianza tiene que ver necesariamente con tener una expectativa realista en relación a lo que verdaderamente se puede hacer para conseguir un determinado objetivo. Por ende, se trata necesariamente de un estado interno e individual, en donde las auténticas posibilidades que se tienen permitirán conseguir el éxito deseado.

En el Running

En el caso de un corredor la autoconfianza es fundamental, ya que se cuenta en todo momento con parámetros reales y acotados de las posibilidades, existiendo poco margen para lo que se denomina falsa autoconfianza. Si un corredor ha estado preparándose durante semanas para correr una prueba de 10 kilómetros y en las carreras previas ha estado en torno a los 40 minutos, sería muy extraño que crea que puede superar esa distancia en menos de 30 minutos. Es que la autoconfianza es un estado interno de convicción realista de que se es eficaz para hacer frente a las demandas de la competición, y no manifestaciones verbales que profetizan sin base algún tipo de resultado.
Por otro lado, cuando existe una actitud del corredor que no refleja ningún grado de desconfianza y preocupación en torno a un evento, o cuando incluso se realizan manifestaciones triunfalistas, llegándose a confundir con la fantasía, se puede caer en la falsa autoconfianza. Este fenómeno se produce cuando efectivamente hacia afuera se muestra una sensación de amplia confianza, pero internamente no existe tal convicción. Generalmente esta dificultad está asociada a pensar positivamente sin límites realistas y adecuados a las circunstancias. Por ello es que una óptima autoconfianza tiene que estar acompañada de las posibilidades reales, de los recursos objetivos con que se cuenta para ello, y considerar las dificultades que podría encontrar y sus posibles soluciones.

Actitud Positiva

Desarrollar una autoconfianza positiva tiene beneficios como los siguientes:

• Emociones positivas: Cuando un deportista se siente seguro de sí mismo estará tranquilo y relajado en condiciones de alta presión durante una competencia deportiva. Responderá mejor y adecuadamente.
• Concentración: Un deportista con alta autoconfianza estará centrado en hacer correctamente su tarea lo mejor posible, pero si está más pendiente de evitar los errores, su concentración se verá debilitada y caerá fácilmente en distracciones.
• Objetivos: La confianza ayuda a apuntar a lo más alto y lograr el máximo potencial. Los deportistas con baja autoconfianza tienen inclinación a fijar objetivos fáciles y no actuar al 100% para lograr cumplirlos.
• Esfuerzo: La cantidad y duración del esfuerzo realizado en la búsqueda de un resultado dependen, en gran parte, de la confianza.
• Estrategias del juego: Los atletas seguros de sí mismos y de sus capacidades tienden a “competir para ganar”, no tienen miedo de correr riesgos. Cuando no hay seguridad en las capacidades propias, los deportistas “compiten a no perder”, son indecisos y tratan de no cometer errores.
• Ímpetu: La capacidad de producir ímpetus positivos o de invertir los negativos supone una ventaja importante en el deporte. Los atletas que tienen un alto grado de confianza en sí mismos adoptan una actitud de “nunca ceder”, para resolver los desafíos difíciles.

Y recuerda siempre: ¡Entrena tu mente con autodeterminación y mejorarás tu rendimiento!