¿Llevas poco tiempo en el running o quizás nunca has entrenado tu mente para correr? Estos consejos psicológicos te ayudarán a alcanzar tus metas y disfrutar del trote.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicólogo y Coach Deportivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.emd.cl

Si estás entre quienes recién se están incorporando al mundo del running, debes saber que no solo se trata de ejercitar el cuerpo. También es muy necesario y conveniente entrenar tu mente, ya que esto te ayudará a alcanzar tus metas y hacer de esta actividad una experiencia realmente placentera.
En ese contexto, lo primero que debería tomar en cuenta toda persona que corre por primera vez algún tipo de carrera, independiente su modalidad y longitud, es detenerse a explorar y analizar el origen de su motivación, es decir, conocer los motivos que la impulsan a esta acción deportiva. Claro, porque las expectativas, tanto conscientes como inconscientes, deben estar basadas sobre esos “motores” reales. No es lo mismo participar que competir o prepararse para correr en el futuro un maratón, que simplemente hacerlo por un tema de calidad de vida o por prescripción médica.

Objetivos y Metas

Una vez establecida la motivación subyacente, el corredor debiera construir un adecuado plan de objetivos y metas. La diferencia entre ambos es que los objetivos son los pasos previos para llevar a un deportista hacia su consecución final: la meta.
Además, los objetivos generalmente están relacionados con el proceso, como por ejemplo, bajar de peso, desarrollar un buen hábito alimenticio, superar la técnica de trote, correr más rápido, etc. En cambio, las metas tienen que ver esencialmente con los resultados, como lograr una determinada ubicación en una carrera, mejorar los tiempos o aumentar las distancias.
Cuando un deportista corre por un afán lúdico es bueno que se establezcan objetivos de rendimiento, ya que de esta forma le sacará mejor provecho a este “ejercicio físico”. Pero si existe un carácter más competitivo es bueno complementar los objetivos con las metas competitivas. El principio más importante para objetivos y metas es la progresión, vale decir, entender que esto debe hacerse de a poco, aún cuando se perciban rápidos avances en un primer momento.

Técnicas Sicológicas

Establecido el plan de acción se comienza con el entrenamiento mental propiamente tal, vale decir, con la aplicación de técnicas psicológicas que apuntan a desarrollar dos habilidades: la relajación y la preparación o ensayo mental de las actuaciones deportivas. Para tranquilizarse antes de una competencia lo que se utiliza habitualmente son técnicas de relajación, y en el caso específico de la primera carrera o maratón inicial, será más conveniente usar una técnica denominada relajación progresiva. Esta es una herramienta que parte relajando al deportista de manera corporal para luego producir relajación mental. El principio básico de este procedimiento es la contracción y relajación de todos los grupos musculares.
Por otra parte, el ensayo mental busca que el runner se prepare psicológicamente antes de una competición recreando o imaginando, lo más real posible, los hechos tal cual podrían suceder el día de la carrera. Es una especie de “deja vú deportivo”. Esto se debe trabajar por medio de la visualización o práctica imaginada. Esta técnica permite al deportista imaginar y vivenciar, incorporando la mayor cantidad de sentidos posibles (olfatorio, auditivo, kinestésico), algún movimiento o gesto técnico. En otros casos el contenido a visualizar puede ser la carrera que se llevará a cabo. Así se podrán anticipar sucesos y prepararse para las condiciones adversas, disponiendo al organismo (sistema nervioso, sistema muscular) adecuadamente para afrontar aquellos elementos internos y externos que pueden afectar durante la competencia.
En definitiva, aún cuando se trate de una persona que corre por primera vez o que ya lleve varias carreras en el cuerpo y la mente, siempre será beneficioso apoyarse en este tipo de técnicas porque permiten hacer la actividad más placentera y provechosa.

*Artículo publicado en Run for Life n° 41, diciembre 2014.