Aquí revisamos los problemas o molestias estomacales más comunes que afectan a los runners, sus causas y formas de evitarlas y afrontarlas.

De seguro a ti también te ha pasado: tienes todo preparado para salir a correr, pero un repentino dolor estomacal te ha obligado a guardar las zapatillas… Es que, de cuando en cuando, el estómago nos juega “malas pasadas” que nos impiden continuar con nuestras actividades de manera normal.
¿Te has preguntado alguna vez, a qué se pueden deber este tipo de problemas?
Francisca Hernández, nutricionista especializada en running, responde: “Las causas más comunes de problemas de digestión son una mala alimentación diaria, con un alto contenido de grasas, muy poca fibra, poca ingesta de agua, muchos alimentos irritantes de la mucosa (cebolla, legumbres, café, chocolate, bebidas en general, etc.). También suele suceder que en el día se lleva una buena alimentación, pero minutos antes de entrenar se consumen algunos tipos de alimentos que demoran en digerir como por ejemplo aquellos altos en proteínas, en grasas o en fibra, lo que puede llevar a un malestar estomacal”.
Considerando lo anterior, por lo general, se recomienda que la comida previa a un actividad deportiva como el running sea una hora antes de salir a correr, para darle al organismo el tiempo necesario para digerir los alimentos.

Mejor Evitarlos

Francisca comenta que hay ciertos alimentos que conviene evitar en las comidas previas a una carrera para no sufrir dolores o problemas digestivos. Así ocurre “con los alimentos altos en fibra (legumbres, productos integrales, semillas, etc.), bebidas de cualquier tipo, alimentos altos en proteína ya que pueden llegar a producir una hinchazón abdominal y su proceso de digestión requiere de más tiempo, por lo que podría producir un dolor estomacal al momento de comenzar la carrera. Los batidos proteicos, el huevo y los lácteos son comúnmente los que más producen estas molestias. Alimentos altos en grasas como las frituras al igual que las proteínas demoran más en digerir. Este es el caso de las frituras principalmente”.
Agrega que también conviene evitar comidas que irriten la mucosa como por ejemplo la cebolla, el brócoli, el repollo y el café, aunque este último es un poco más tolerado por algunas personas cuando se consume previo a un entrenamiento o carrera.

Síntomas y Riesgos

Los problemas estomacales a veces no son tan simples. ¿Qué síntomas nos pueden advertir que es mejor suspender la actividad física? “Cualquier enfermedad estomacal que haya provocado en algún momento vómitos, diarrea, o mucho dolor estomacal con fiebre requiere de la supervisión de un especialista ya que lo más seguro es que se haya producido algún grado de deshidratación. De ninguna forma es recomendable correr si en algún momento cercano a los días de competencia hubo alguno de estos episodios”, advierte Francisca.
La profesional indica que si de todos modos se decide realizar de actividad física, el corredor se somete a riesgos relevantes. “Si ha estado con diarrea y vómitos lo más probable es que se arriesgue a una deshidratación severa en la competencia”, ejemplifica.
Luego comenta que uno de los problemas más frecuentes en los runnners es lo que se conoce como diarrea del corredor. “Esta aparece de modo repentino y regularmente se debe interrumpir el entrenamiento debido a ganas repentinas de evacuar. La razón de esto por lo general es la falta de riego sanguíneo hacia el tracto intestinal donde la mucosa de la pared intestinal se ve obligada a producir mayor cantidad de mucosa para su protección, diluyendo las heces y provocando diarrea. Este fenómeno sucede por la necesidad de “llevar” mayor cantidad de sangre a los músculos para suministrarles oxígeno y poder efectuar el ejercicio. Este mismo método puede ocasionar calambres estomacales”, dice Francisca.
Además recalca que esto se puede agravar por una alimentación inadecuada durante el día y más aún en las horas previas al entrenamiento.
Y si se presenten problemas estomacales en carrera, ¿qué medidas conviene adoptar? “Lo más importante es dejar la competencia de inmediato y avisar a la organización para que brinden el apoyo necesario y se evalúe la situación. No es recomendable consumir alimentos en el momento, y menos geles energéticos, ya que puede agravar el cuadro”.