¿Sabes qué cualidades debieran privilegiar unas zapatillas para correr distancias como 21K? Acá hay algunas recomendaciones entregadas por reconocidos fabricantes.

La oferta de zapatillas para correr en el mercado es cada vez mayor. Algo positivo, sin duda, porque amplía la posibilidad de encontrar lo que realmente queremos o necesitamos. Pero por otra parte, también puede llevar a “perdernos” entre tanta variedad si es que no sabemos exactamente lo que conviene para cada caso.
Frente a ello, para facilitar un poco la tarea, a continuación entregamos algunas orientaciones para quienes buscan el calzado adecuado para distancias largas como un medio maratón.

Características Técnicas

Son numerosas las características técnicas que diferencian a una zapatilla de otra. ¿Cuáles se debieran privilegiar para correr en calle una distancia como 21K?
Desde New Balance, señalan: “Antes de elegir tus zapatillas debes conocer tu tipo de pisada. Hay tres diferentes categorías: pronador (apoya el interior del pie), supinador (apoya el exterior del pie) y neutro (no sobrecargan ningún extremo del pie). Cada corredor debe tener un modelo acorde a su tipo, para evitar lesiones”. Advierte también que muchos corredores se demoran en notar que están usando una zapatilla que no se adapta a su pisada y agrega que la elección apropiada ayudará también a lograr un buen desempeño y sentirse cómodo al correr.

Sostienen también que para distancias como el medio maratón es conveniente que el calzado tenga un “drop bajo”. Cabe recordar que el drop corresponde a la diferencia de altura que hay entre el talón y la punta donde se apoya la parte delantera del pie, y se considera bajo cuando dicha diferencia tiene menos de 4 mm.

Refiriéndose a modelos específicos de la marca, aconsejan: “Para corredores que buscan hacer un mejor tiempo, la zapatilla New Balance 1500. Para corredores que lo hacen como entretenimiento, se recomiendan zapatillas como las New Balance 1080 o 1260 con buena amortiguación para una pisada más cómoda”.
Por su parte, en Nike Chile (EKIN) indican: “Como corredor, lo primero a la hora de enfrentar el desafío de una media maratón es ser responsables y tener claro que para lograr un mejor desempeño durante el entrenamiento y luego en la carrera, se debe contar el equipamiento necesario que entregue la mayor protección y ayude a que dicho desempeño sea el óptimo. Para esto es importante elegir el calzado más conveniente, de acuerdo a los gustos y experiencias de cada uno. Para ello, el corredor debe asesorarse con el fin de obtener el producto exacto que le brinde las características necesarias para este deporte”.
Luego añaden: “Lo que debemos privilegiar a la hora de escoger una zapatilla para correr en la calle distancias largas es gran protección, excelente amortiguación, buena sensación de respuesta, poco peso y ventilación”.
Agregan que todas estas características las posee el modelo Nike Air Zoom Pegasus 34. “Su capellada de Flymesh, de una sola pieza, otorga respirabilidad y liviandad, mientras que la tecnología Flywire, que actúa en conjunto con los cordones, da un mayor soporte y sujeción al pie. Gracias a la espuma Premium Cushlon ST en la entresuela, y en conjunto con las cápsulas Zoom Air en el metatarso y talón, las Pegasus 34 proveen una amortiguación suave y de alta respuesta”, detallan entre otras cualidades.
¿Y qué ocurre si corremos en cerro o por senderos naturales, como ocurre con el trail running? Para estos casos, en New Balance destacan que lo más importante es la comodidad. “Son muchas horas en un terreno desigual, por lo que la elección es clave. La zapatilla debe ajustarse bien a tus pies, para evitar que resbalen mientras corres o caminas en cerro. Un punto a considerar, es que las zapatillas deben tener tracción con diseños de suela más agresivos que ayudan a los corredores a no resbalarse en tierra suelta, mojada, en rocas o suelos irregulares, sea de subida o de bajada”, plantean.
A la hora de recomendar modelos, resaltan la zapatilla New Balance Fresh Foam Hierro y también la Fresh Foam Gobi que cuenta “con diseños y placas estructurales integradas entre las suelas y la parte superior, ayudando a proteger el pie de piedras y espinos. Además ayudan a que el paso sea más estable, evitando posibles lesiones y molestias”.

Hora de Cambiarlas

Es muy importante también considerar que las zapatillas tienen un tiempo de duración, lo que por cierto varía de acuerdo a las distancias para las que fueron diseñadas.
Al respecto, en New Balance comentan: “Llevar registro de tus corridas es importante para saber cuándo cambiarlas. Lo ideal es renovar cuando éstas llevan aproximadamente 500 kilómetros. Una zapatilla desgastada pierde amortiguación y esto tiene como consecuencia la posibilidad de lesiones”.
Por su parte, desde Nike afirman: “La duración promedio de las zapatillas de running en condiciones de uso normal es de entre 600 a 800 km. Para saber si hay que cambiarlas, el atleta tiene que estar atento a ciertas señales, como, por ejemplo, incomodidad al pisar, mayor peso al correr o caminar, impacto fuerte con el terreno, suela desgastada, cordones rotos o cualquier tipo de molestia general en la pisada o el ajuste de la zapatilla”.

*Artículo publicado en Run for Life n° 71 (diciembre 2017).