Aquí te aportamos importantes consejos para que cuides adecuadamente tu indumentaria deportiva y la piel que entra en contacto con ella.

La piel es la principal conexión que tenemos entre el cuerpo y el medio ambiente. Por lo mismo, preservar su integridad es esencial para la salud, porque además de ser una barrera de protección es fundamental para la termorregulación, función inmunológica y prevención de la deshidratación.
Adultos con pieles sensibles son más vulnerables a algunos factores ambientales, que en general no causan reacciones a la mayoría de la población, sufriendo picazón, irritación u otro malestar. Afortunadamente, muchas de estas condiciones pueden ser tratadas y en algunos casos prevenidas.
En ese contexto, muchos corredores creen que la ropa con la que se ejercitan no requiere mayores cuidados, no adoptando las precauciones necesarias para evitar que perjudique nuestra piel, que es muy sensible a los agentes externos y que necesita protección permanente.

Diez Recomendaciones

Para evitar que algún problema a la piel sea impedimento para que puedas entrenar y participar en eventos de running, a continuación detallamos una decena de consejos para que cuides tu piel y ropa deportiva:

• Una vez usada una prenda deportiva se debe lavar inmediatamente. Si no es posible, colgarla en un lugar ventilado.
• Lavar la indumentaria a máquina o a mano. Nunca hacerlo en seco y preferiblemente usar jabones líquidos y neutros. Hay detergentes para piel sensible (como OMO y SOFT) que están probados por médicos y dermatólogos. Además de limpiar tu ropa, la dejan muy suave y son fabricados para personas con piel delicada y para sus prendas que requieren cuidados especiales.
• Lavar siempre la ropa deportiva por separado de la que no lo es e introducirla en la lavadora con las costuras hacia el exterior.
• Utilizar preferentemente agua fría y en ningún caso lavar con temperatura superior a los 30º.
• Evitar planchar la indumentaria deportiva.
• Correr con ropa que no deja que la piel respire puede contribuir al acné en la espalda. Para combatirlo, usa ropa adecuada y dúchate tan pronto como termines de hacer ejercicio.
• Intercambia ropa de algodón por materiales sintéticos como poliéster o Dri Fit, los cuales están diseñados para alejar la humedad y no frotar la piel sensible de la manera equivocada.
• Como los atletas son más susceptibles al daño solar, usa siempre protector solar ligero para evitar obstruir los poros y, si es posible, gafas de sol y una gorra.
• Cuando se hace ejercicio, la piel se vuelve roja porque el cuerpo aumenta su circulación y se inflama un poco. Para solucionarlo, termina la ducha post running con agua fría. Esto reducirá la circulación volviendo el cuerpo a la normalidad.
• Los movimientos repetitivos que produce el correr raspan algunas capas de piel. Para evitar situaciones dolorosas, utiliza un lubricante corriente para ayudar a facilitar la fricción, tanto debajo de los brazos como en los pezones y alrededor de la ingle.