Aportamos diversas opiniones respecto al real aporte del calzado para corredores en la prevención de lesiones y la mejora en el rendimiento.

En 2015, el portal Runrepeat.com, especializado en testear calzado para runners, dio a conocer las conclusiones de un estudio que sacaron roncha en varias marcas.
Basada en 134.867 opiniones sobre 391 zapatillas para correr de 24 marcas diferentes, la investigación contrastó su precio con la valoración que se tenía sobre sus beneficios. ¿Conclusión principal? Cuanto más alto es el costo de las zapatillas de running, menos satisfecho queda el consumidor. Por el contrario, muchos modelos más baratos fueron mejor evaluados que la mayoría de los más caros.
Pero, ¿qué privilegian los runners cuando compran zapatillas para correr? Más que tanta sofisticación tecnológica, buscan un calzado que se adapte a su tipo de pisada y que sea cómodo, además de permitirle reducir el riesgo de lesiones. ¿Qué tan posible es esto último?
El fabricante Kelme está convencido que se puede. De hecho, viene trabajando desde hace algunos años con el Instituto de Biomecánica de Valencia (España) para diseñar un prototipo de zapatillas de running con un dispositivo integrado que permite a los atletas planificar mejor sus entrenamientos y evitar posibles lesiones durante la práctica deportiva. Este sistema es capaz de registrar los parámetros biomecánicos que caracterizan la técnica del corredor. De esta forma, con los datos que se transmiten de forma inalámbrica al teléfono móvil, se informa en tiempo real de la actividad planificada y el nivel de rendimiento. Con las cifras también se logra hacer correcciones al plan de entrenamiento para mejorar el rendimiento del corredor y prevenir la aparición de lesiones.

Desarrollo Vertiginoso

Un reciente reportaje de BBC Mundo expresa en pocas líneas lo que ha sucedido con el desarrollo histórico del calzado para correr: “en el último siglo, las zapatillas deportivas han evolucionado de una simple suela de caucho a modelos anatómicos con amortiguación de aire, cápsulas de gel y materiales sintéticos ultralivianos. A medida que la tecnología va avanzando, la oferta en el mercado también aumenta para ofrecer productos hechos prácticamente a la medida de las características de cada persona”.
El informe también recuerda que el pie de los corredores hace contacto con el suelo al menos unas 500 veces por cada kilómetro recorrido, por lo que no debe extrañar su creciente preocupación por encontrar una zapatilla deportiva ideal: la más rápida, la más resistente, la más eficiente y la que ayude a evitar lesiones.
Así las cosas, ¿cuánto beneficia a los runners la mayor o menor amortiguación que provee el calzado técnico? Julio Botello, Traumatólogo de Clínica MEDS, señala que “aunque el aumento de la amortiguación parece ser obviamente beneficioso, existen estudios internacionales que sostienen lo contrario, puesto que el uso de materiales muy blandos produce un incremento en el impacto final de la extremidad sobre el terreno. Según postulan estas investigaciones, los materiales muy blandos engañarían el mecanismo natural que posee nuestro aparato músculo-esquelético para absorber la energía del impacto contra el suelo”.
El Jefe del Laboratorio de Biomecánica de MEDS, Rony Silvestre, ahonda en este tema: “no existen evidencias concluyentes en cuanto a que el uso de zapatillas de running ayuda a mejorar el rendimiento. Tampoco existe relación directa entre el empleo de calzado deportivo y prevención de lesiones. Lo que sí se sabe es que una técnica de carrera adecuada desde el punto de vista cinético y cinemático genera menos o atenúa los factores que podrían gatillar lesiones por sobreuso, como son el impacto en el suelo y la consiguiente vibración hacia el cuerpo”.
De ahí que para el especialista sea de gran importancia mejorar la técnica de carrera para atenuar los impactos del suelo. “No olvidar que por cada 1 km recorrido existen en promedio 600 impactos. Por eso hay que elegir un calzado deportivo cómodo que evite la deformación significativa del pie durante la carrera y cambiarlo cuando ya no cuente con las propiedades mecánicas originales. En el Laboratorio de Biomecánica de MEDS analizamos la técnica de carrera, el tipo de pisada (ver recuadro) y los errores comunes que comenten los runners y que podrían prevenir una serie de lesiones”, comenta.
Dicho esto, concluye que es fundamental que los corredores establezcan una adecuada carga de trabajo e incorporen una correcta técnica biomecánica para evitar alguna de las lesiones típicas de esta actividad.

Tipo de Pisada

Como se mencionó, el tipo de pisada también incide en la elección de la zapatilla adecuada para cada corredor. En ese contexto, cabe recordar que existen tres grandes grupos de pisada: pronadora, que es aquella que se carga hacia la parte interna del pie; supinadora, que se inclina hacia afuera; y neutra, que se mantiene equilibrada. Eso va en relación a la articulación subastragalina, es decir la articulación entre el calcáneo y el astrágalo que produce la pronosupinación del pie.
Cada tipo de pisada se asocia, por lo general, a un tipo de arco característico: los pronadores suelen ser de pie plano, mientras que los supinadores tienen el arco cavo o más elevado que lo normal.
Para determinar el tipo de pisada se utilizan equipos de alta tecnología como el Footscan, al cual puedes acceder en lugares como clínica MEDS.