Este accesorio es necesario para que los traileros puedan hidratarse y cargar lo que requieran. ¿Cuándo usarla?, ¿qué echar en ella? Aquí te lo contamos.

Muchos amantes del trail running les gusta pasar largo tiempo corriendo entre los cerros, solos y alejados del mundanal ruido. En medio de esa soledad, hay una “compañera” que conviene no olvidar: la mochila. Es que este accesorio permite llevar líquido, ropa y todo lo que un corredor de montaña pueda necesitar para mantenerse en buenas condiciones.
Por cierto, estas mochilas deben cumplir ciertas condiciones especiales, ya que la idea es poder correr con ellas sin que se transformen en una carga difícil de llevar. De hecho, los especialistas aconsejan usarla sólo cuando sea necesario. El destacado trailero Rodolfo “Pre” Díaz, por ejemplo, recomienda llevar mochila “en entrenamientos que tengan más de 120 minutos o que requieran llevar equipamiento extra, como primeras capas, hidratación por el calor, o luz frontal si sales tarde”.

Sus Cualidades

Considerando los requerimientos de los corredores, las mochilas de trail deben tener ciertas características básicas para que sean realmente útiles. A juicio del Head Coach del team Animal Chile, lo fundamental es que estos accesorios cuenten con “buen sistema de ajustes, material ligero, muchos bolsillos, y sean prácticos para cargar hidratación”.
Respecto a esto último, cabe señalar que algunos modelos incluyen bolsas para portar agua con tubo incorporado para que el runner pueda abastecerse mientras corre.
Otras cualidades que varían de una mochila a otra son el peso y la capacidad. Las pequeñas suelen ser de unos 320 gramos con 8 litros de capacidad, y las grandes pesan alrededor de 470 gramos y soportan hasta 13 litros.
Por cierto, antes de llenarlas es necesario considerar cuál es el peso que podemos cargar mientras corremos.
Otra característica importante que deben tener estas mochilas es que sean ergonómicas. O sea, que se adapten lo mejor posible al cuerpo, de manera de llevarlas lo más pegada posible a la espalda y evitar que se vayan moviendo durante la carrera. La idea es que sean como una extensión de tu cuerpo, dicen algunos especialistas.
De igual modo, es recomendable que sean flexibles para que puedas maniobrar con facilidad y comodidad.

¿Qué Llevar?

Al momento de escoger una mochila de trail, “Pre” Díaz recomienda fijarse principalmente en la cantidad de litros que requieres. Y para ello es necesario saber qué vas a echar dentro de ella.
“Si tienes entrenamientos de dos horas, no tienes para que llevar algo tan grande o vas a cargar con peso extra. Ahora, si sales por 5 horas o más, ya tienes que calcular más litros, alimentación y ropa de cambio según el clima”, apunta.
Añade que en el peso la mochila siempre hay que considerar la hidratación. Por lo mismo, cuando un corredor participa en competiciones de largo aliento es necesario saber cuántos puestos habrá para hidratarse y con eso calcular la cantidad de líquido a llevar. En estas pruebas también aconseja incluir una primera capa de ropa, cortaviento y, si no tienes claro la hora de retorno, una luz frontal.