Pon en práctica los siguientes tips para que cuides mejor tus zapatillas y sepas cuándo es tiempo de renovarlas.

Por más que correr sea un ejercicio de “bajo costo”, hacerlo de manera periódica implica renovar una, dos, tres y hasta más veces las zapatillas en un año. Esto, dependiendo el volumen de kilómetros mensuales y considerando una vida útil de éstas, en promedio, no mayor a 600-800 kilómetros.
Para optimizar la duración del calzado, cuatro expertos de reconocidos fabricantes del rubro aportan los siguientes consejos:

Osvaldo Calderón, Product Trainer de adidas:
- El lavado ideal es siempre a mano, porque hacerlo en lavadora afecta la estabilidad y ajuste de la capellada, entre otros factores. Después hay que secarlas en un lugar fresco (no al sol), idealmente con un poco de papel de diario adentro para que absorban la humedad. Es bueno tener una “bitácora” para contabilizar cuántos kilómetros se llevan corriendo con cada modelo, para tener un registro y poder comparar cómo van reaccionando los modelos según el tiempo de uso.

Sergio Costabal, Senior Marketing Manager South Cone Under Armour
- Las zapatillas de running son para este deporte y nada más. Haciendo un parangón, si tengo un Ferrari no debería usarlo en caminos de tierra. Nosotros hemos diseñado cada zapatilla según los requerimientos específicos que tienen los atletas.

Marcos Sundblad, Brand Manager de Running para Nike Cono Sur
- Lo principal es utilizarlas para las condiciones que fueron diseñadas y no en otras actividades, ya que podrían perder su función. Respecto a la limpieza, lo ideal es pasar un paño húmedo sobre la capellada y bordes, secar a temperatura ambiente, nunca exponerlas a calor directo y, sobre todo, no meterlas a la lavadora.

Fernando Padovani, Jefe de Marketing de New Balance.
- Hay que desanudar las zapatillas después de cada entrenamiento y dejarlas en un lugar con buena ventilación, pese a que contamos con una excelente tecnología antibacterial. Recomendamos no echarlas a la lavadora, sino que usar líquidos especiales que protegen y limpian la capellada.

¿Cuándo Renovarlas?

Sobre las señales que indican cuándo es el momento de renovar el calzado deportivo, los expertos opinan lo siguiente:

Osvaldo Calderón: "Hay varios factores que influyen, pero siempre el más prioritario es la compresión del material de la entresuela. Hay zapatillas que después de cierta cantidad de kilómetros –entre 400 a 1.000 km dependiendo del modelo– se deben cambiar porque la amortiguación ya no es óptima. Nuestro calzado con BOOST tiene la ventaja de que no se comprime con el tiempo y el recambio pasa por factores secundarios, como el desgaste de la suela o la pérdida de la estabilidad en la capellada o del contrafuerte en la zona del talón".

Sergio Costabal: "Depende mucho del corredor. Si tienes problemas en la capellada o se te pone muy lisa la suela es hora de cambiarlas. En promedio, creemos que entre 300 y 800 km ya es hora de hacerlo. Hemos testeado nuestros modelos en más de cien corredores y en términos de duración hemos tenido un muy buen feedback".

Marcos Sundblad: "El principal indicador en muchos de los corredores es sentir que la zapatilla ya no está tan cómoda o amortiguada como antes. El desgaste de la suela va a depender del corredor y del nivel de fricción a que sea sometida. Los puntos clásicos de desgaste son el borde externo del talón, por el primer contacto contra el suelo, y la zona bajo el primer dedo en relación con el impulso. Recomendamos renovar el calzado en un rango de entre 600 y 800 km. Y contar con un modelo de recambio con un kilometraje diferente al primero para poder ir comparando a medida que sumamos kilómetros".

Fernando Padovani: "Por lo general, las zapatillas de running tienen una duración óptima que varía entre 500 y 600 km, por lo que es muy fácil detectar cuándo hay que renovarlas. Además, al cumplir su vida útil empiezan a dar síntomas como una disminución en la amortiguación, lo que el runner puede percibir con un simple trote".

* Artículo publicado en Run for Life n° 52, diciembre 2015.