Prendas reflectantes, ropa de colores cálidos, pequeñas linternas y lentes especiales son parte de la indumentaria recomendable para quienes disfrutan corriendo de noche.

¿Has escuchado hablar de Electric Runs? Son corridas nocturnas que se realizan en Estados Unidos donde los corredores van al ritmo de la música y de las luces láser que les acompañan en el recorrido, para finalmente terminar en una fiesta. Bien distinto es lo que se vive en la Speed of Light que en Europa realiza el colectivo artístico británico NVA, evento donde reina el silencio y los trajes led reflectantes que usan los runners, los cuales van cambiando de color y brillo, construyendo verdaderas obras de arte en movimiento. Ambas experiencias, eso sí, tienen algo en común: reúnen a miles de personas que disfrutan corriendo de noche.
Ese fenómeno también crece en nuestro país. De hecho, cada vez son más los que salen a aplanar calles después del horario laboral, mientras que corridas nocturnas como Nike We Run, Brooks y Energizer suelen ser un verdadero éxito.
Para trotar bajo las estrellas, eso sí, es importante contar con la indumentaria adecuada para que puedas estar más seguro y cómodo. Aquí tienes algunos datos que conviene tomar en cuenta.

Luminosa y Abrigadora

Uno de los aspectos que más deben cuidar los runners al correr de noche es la seguridad. Para ello es recomendable buscar circuitos bien iluminados y ojala frecuentados, como también salir acompañado.
Usar indumentaria reflectante de colores claros y llamativos también contribuye a la seguridad porque permite que los corredores se distingan en la oscuridad, y sean fácilmente vistos por automóviles, bicicletas u otros runners. En ese contexto, conviene descartar el uso de ropa negra, sobre todo si no cuenta con algún elemento reflectante.
También es aconsejable que la vestimenta te proteja de la menor temperatura nocturna, en especial en la época de otoño-invierno. En ese sentido, cuando hace más frío es recomendable utilizar mangas largas y pantalones o calzas que resulten cómodos y tengan buena transpirabilidad. Y si vas a utilizar una segunda prenda de abrigo, conviene que sea liviana e igualmente transpirable. Del mismo modo, es bueno cubrir las zonas del cuerpo que normalmente están más expuestas (rostro, orejas, cabeza), por medio de gorros, buffs u otros, aunque debes tener la precaución de que esos elementos no interfieran del todo en tu percepción de los objetos o de los sonidos. Por ello, no es muy recomendable correr de noche escuchando música, ya que la menor visión nocturna debe compensarse con una mayor atención auditiva.

Ojo con los Ojos

Para iluminar mejor tu figura y tu camino, también puedes recurrir a gorros, viseras o cintillos reflectantes. Incluso estos elementos se pueden complementar con linternas frontales –ya sea con ampolletas o led- que te ayudarán a tener mayor visibilidad y distinguir mejor los relieves y obstáculos en la ruta. Contar con mayor luz al correr no es un tema menor, porque el mayor esfuerzo que hacen nuestros ojos en la oscuridad puede aumentar la fatiga sin que nos demos cuenta.
Y a propósito de los ojos también es importante cuidarse de los accidentes nocturnos que puedan dañarlos, como el choque con ramas, alambres u otros elementos presentes en el camino. Para evitar estos problemas se pueden utilizar lentes protectores envolventes y de materiales resistentes, que sean transparentes e incoloros para no afectar la percepción visual.
Así, podrás seguir corriendo bajo las estrellas.

* Artículo publicado en Run for Life n° 25, agosto 2013.