Artículos Anteriores

¡No Te Hagas Atados!

¡No Te Hagas Atados!

Aquí te presentamos diferentes opciones para disponer y atar correctamente los cordones, evitando detenciones innecesarias y molestias en los pies. Uno de los imponderables que más molesta a los runners...

Todo Calza

Todo Calza

Calzas con diversas cualidades existen en el mercado. Acá presentamos algunos ejemplos y recomendaciones para escogerlas. Bajan las temperaturas y muchos corredores optan por reemplazar el pantalón corto por una...

Para un Medio Maratón

Para un Medio Maratón

¿Sabes qué cualidades debieran privilegiar unas zapatillas para correr distancias como 21K? Acá hay algunas recomendaciones entregadas por reconocidos fabricantes. La oferta de zapatillas para correr en el mercado es...

¿Qué Vestir para Correr?

¿Qué Vestir para Correr?

Si bien la indumentaria depende mucho de lo que cada atleta sienta más cómodo, hay ciertos aspectos que vale la pena considerar. ¿Polera tradicional o sin mangas?, ¿short o calzas?,...

Aquí te presentamos diferentes opciones para disponer y atar correctamente los cordones, evitando detenciones innecesarias y molestias en los pies.

Uno de los imponderables que más molesta a los runners es ir corriendo a buen ritmo y tener que parar de improviso a anudar nuevamente los cordones de sus zapatillas. Puede parecer algo trivial, pero les genera consecuencias negativas como pérdida de tiempo y desconcentración, principalmente.
Ahora bien, el tipo de nudo y la disposición de los cordones tampoco dan lo mismo. Ya en 2010, un estudio liderado por los investigadores Marco Hagen y Ewald Hennig, de la Universidad de Duisburgo en Alemania, demostró que el uso adecuado de los cordones tiene un gran impacto en la comodidad y en la reducción de molestias de las personas al correr. Según la investigación, que analizó la biomecánica y los efectos del enlazado de los cordones en la distribución de la presión dorsal y la percepción de comodidad, un tipo determinado de encordonado puede disminuir considerablemente el riesgo de lesiones.
Ahí también se estableció que, por ejemplo, el tipo de pisada; tener o no el arco del pie elevado, o el pie más estrecho o más ancho en la punta; o sentir el talón suelto pese a usar la talla de calzado correcto, inciden directamente en la manera de ordenar los cordones y hacer el nudo.
Asimismo, se ha demostrado que la efectividad de la técnica de enlazado puede depender del material de los cordones, del número de orificios que tengan las zapatillas, y de la firmeza con la que se atan cuando se sale a correr.
En definitiva, un anudado correcto puede evitar más de una lesión o dolencia, como rozaduras, esguinces, ampollas, uñas negras y tendinitis, entre otros problemas.

Climbing octubre2019