Cada vez está más de moda salir a correr durante la noche. Una práctica que puede tener ventajas, pero también plantea algunas dificultades que obligan a tomar resguardos.

Por comodidad, por tiempo o por gusto, cada vez son más los chilenos que salen de sus casas a trotar cuando ya ha caído la noche. Puede que te parezca una anécdota, pero lo cierto es que -según explican los especialistas- la práctica de running tiene importantes diferencias si se lleva a cabo con luz natural o artificial. 

Pablo González, Head Coach del team Road Runners, sostiene que “la gente privilegia de alguna manera correr y entrenar con luz natural porque se tiene la facilidad de ver los obstáculos que presenta la ruta”. Agrega que el doctor Jacob Liberman escribió un libro titulado “Light Medicine of the future” (La medicina de luz del futuro), en el cual destaca que la retina del ser humano contiene al menos cuatro de los seis neurotransmisores más importantes. Es por ello que la cantidad y calidad de la luz que reciben los ojos son fundamentales para el correcto envío de la información desde el sistema nervioso central hacia los sistemas endocrino y el inmunológico.

Para Erwin Valdebenito, entrenador del team El Corredor, “la gran diferencia es que de noche corres el riesgo de sufrir un accidente. Los tiempos de carrera son más bajos porque vas con el miedo y con la inseguridad que te pueda pasar algo en la ruta. De día uno va corriendo de forma tranquila porque tiene un campo de visión más amplio”. Y añade otro factor que incluye en que los corredores tengan mejor rendimiento en el día: “En la mañana uno corre con sólo la ingesta del desayuno y tras haber tenido un buen reposo. En cambio, cuando corres de noche tu cuerpo ya tiene el desayuno, almuerzo y once, más la carga del día”.

Ventajas

Por cierto, trotar bajo las estrellas también tiene cosas a favor. Una de ellas, por ejemplo, es que en épocas de mayor calor se evita el desgaste que producen las altas temperaturas.

Para muchos también es una buena terapia para finalizar el día. Erwin indica: “Mucha gente lo practica para sacarse el estrés del día y terminar la jornada de buena manera”. Mientras Pablo reconoce: “Correr de noche me permite relajarme”.

Por su parte, Sebastián Riquelme, comenta: “Al correr de noche puedo quemar más calorías porque voy más abrigado”. En tanto Marian Schimd, ingeniera comercial y runner, también prefiere las horas oscuras para entrenar, aunque ella lo hace de madrugada: “Troto al amanecer porque me encanta ver cómo la ciudad empieza a aclararse. Además esto me permite no quitarles tiempo a otras cosas como reuniones y, lo más importante, la compañía con los niños. Aunque esto significa usar todos los sentidos y estar siempre alerta”, cuenta.

Resguardos en la Noche

Cada vez son más las marcas deportivas que deciden hacer sus respectivos eventos de running de noche. A juicio de los entrenadores, el motivo está en que los organizadores quieren mostrar a los jóvenes que la noche no es sólo “carrete”, sino que la actividad física es igual de importante que la convivencia. Además argumentan que los jóvenes se sienten más cercanos con esta actividad nocturna.

Tanto los entrenadores como los runners que practican el pedestrismo con luz artificial dan recomendaciones para la práctica del deporte.

En primer lugar, ponen atención en las rutinas de preparación previa y posterior al trote. Erwin Valdebenito indica: “Cuando corres de noche hay que empezar a calentar de forma suave. El entrenamiento debe ser de menos a más, porque se pueden sufrir lesiones. En el día podemos calentar menos y comenzar al tiro con las repeticiones”. Pablo González añade que “si ejercitamos en la noche deberíamos evitar realizar entrenamientos muy intensos, ya que influyen luego en nuestro descanso. Lo recomendable es realizar una práctica estabilizadora y no desarrolladora de la performance”.

Luego, Erwin, que hace más de 15 años une corriendo de noche la distancia de Santiago-San Bernardo, resalta que es muy importante tener ropa que sea reflectante. “La gente que anda en auto y en bicicleta te tiene que ver, por lo que hay que ir iluminado con linternas y ropa con colores “apagates””. Por experiencia personal, además hace el trayecto con gas pimienta para sacarse de encima a los posibles perros que lo ataquen. Marian Schimd también toma precauciones cuando entrena de madrugada y con poca luz. “Hay que estar doblemente alerta con los sentidos, porque el terreno donde entreno es irregular. La luz que me guía es la de la linterna”, dice.

Pablo González aporta con otros tips para los que se quieran animar a correr de noche: “Es bueno ir acompañado en grupo por temas de seguridad y practicar el deporte en zonas que estén bien iluminadas como Avenida Pocuro”, señala. El mismo González agrega como recomendación llevar el celular por si pasa cualquier imprevisto.

La página web española Sportfactor.es entrega otras recomendaciones. Entre ellas destaca:

• Nunca dar la espalda a los autos cuando corres (en calle), es decir, trotar en contra del sentido del tránsito, lo que te permitirá visualizar un posible accidente.
• También es recomendable apagar la música cuando se practique deporte, lo que ayudará a estar más concentrado y alerta a posibles bocinazos, ruidos o llamados de alerta que se pueda generar.
• Un tercer punto relevante es ir protegido. De noche muchas veces los runners no ven las ramas de los árboles y se lastiman el cuero cabelludo de la cabeza o se pasan a llevar los ojos. Es por eso que recomiendan el uso de lentes adecuados a la ocasión y también el uso de gorro para no sufrir lesiones.