El trail running está atrayendo a cada vez más mujeres. ¿Cómo pueden practicarlo de buena forma? Un entrenador y una corredora comparten tips y experiencias.

¿Cuántos chilenos son capaces de correr más de 100 kilómetros en una carrera? No deben superar, siendo generosos, el centenar. De esos, la inmensa mayoría son hombres. Pero hay una mujer que lo ha hecho varias veces y más encima por senderos de montaña con desniveles positivos del “terror”. Y con 52 años a cuestas. Con esa edad, Marlene Flores se ubicó segunda en su categoría y 19 en la general en una de las pruebas principales de la edición 2018 del Ultra Trail Du Mont Blanc, el evento de la especialidad de mayor prestigio del mundo.
Como ella, que emigró del running de calle al de montaña, hay muchas mujeres que han optado por esta disciplina pese a las mayores exigencias que conlleva. Y, por cierto, lo están haciendo cada vez mejor, acercándose muchas veces al rendimiento de los varones. Esto tiene una razón justificada, como lo explica el prestigioso entrenador de trail español Octavio Pérez: “Las mujeres tienen una composición corporal más favorable para pruebas de larga distancia: su peso es más bajo, su consumo energético también, y tienen un porcentaje de grasa más elevado. Lo que a priori pueda parecer negativo, y aunque aún faltan estudios científicos más profundos, se transforma en un punto a favor para las mujeres, ya que en pruebas de ultra distancia la fuente energética principal se consigue a través de las grasas”.
Respecto al factor psicológico, el coach también cree superior al sexo femenino. “Me atrevería a decir que son más perseverantes y fuertes a nivel mental”, afirma categórico.

Resiliencia y Superación

Cristian Valencia, entrenador del team Corredor Kaizen, asegura que las mujeres que practican este deporte no lo hacen solo para mejorar su estado y rendimiento físico. “Además buscan cultivar su capacidad de resiliencia y superación, siendo el trail un gran apoyo en lo emocional, ya que les permite constantemente descubrir su potencial, mejorando la autoestima y el ánimo. Es sólo cuestión de ver sus rostros luego de cada entrenamiento o carrera para ver el efecto energético que surte en ellas. Algunas ocupan esta disciplina como vía de escape y otras simplemente para enriquecer su estilo de vida”.
Alicia Mansilla, una experimentada, competitiva (suma numerosos podios) y apasionada corredora de trail, confiesa que “correr por los cerros no solo permite conectarse con la naturaleza, sino que también consigo misma. En este deporte valoras mucho más aspectos que para personas que no lo practican deben ser insignificantes, como el canto de los pájaros, el aire limpio, un amanecer, o un día de lluvia o de sol. Se aprecian de otra forma. Cada desafío sirve para superar tus límites, aprender de los errores y convencerte de tus capacidades. El trail, en definitiva, ayuda a ser mejor persona, a liberarse de todo lo que nos perturba”.
Aunque Valencia afirma que la mujer trailera está en desventaja frente a los hombres, por estar sujeta a fluctuaciones hormonales que condicionan su rendimiento y estado anímico, sostiene que con una buena asesoría nutricional y deportiva, e incluso psicológica, puede ser más eficiente a la hora de enfrentar los senderos de montaña. “Y su mayor cantidad de reservas de grasa le otorga un mejor desempeño comparativo cuando desafía distancias consideradas ultras”, plantea “La Voz del Trail”.
Para Alicia, todas las exponentes de esta disciplina son capaces de superarse y lograr sus objetivos si se lo proponen y entrenan para lograrlo: “Si bien hay cualidades que son innatas en cada persona, la práctica hace al maestro. Además, cuando corres largas distancias, en mi caso 50K, con el cuerpo agotado, la fuerza mental te permite llegar a la meta”.

Entrenamiento

¿Cómo se prepara ella? “Prefiero entrenar con hombres porque me obliga a esforzarme más para estar a la par y ser mejor que ellos. Soy muy competitiva y me gusta ganarles. Pese a que vivo en el sur, donde el clima no ayuda mucho, trato de superarme día a día. Ahora estoy preparando mi primer ultra de 62 km, en el Parque Futangue (Lago Ranco), en febrero. Siento que estoy muy capacitada para lograr el objetivo propuesto en esa carrera y las que vendrán”, detalla Alicia.
Cristian pone énfasis en un aspecto en el que buena parte de las traileras está al debe: “La mayoría de las mujeres que compiten en esta disciplina en Chile carece de una musculatura adecuada, por lo que sufren una alta tasa de lesiones asociada a una falta de desarrollo muscular en zonas específicas. Padecen dolencias tanto en la zona de las rodillas como de las caderas, dado el ancho de éstas en comparación con los hombres (mayor ángulo Q). Son frecuentes en mujeres el síndrome de la banda iliotibial y las condromalacias rotulianas, que suelen aparecer cuando aumentan el volumen de kilómetros, pero no realizan entrenamiento técnico y funcional de la zona lateral de la pierna”.
Añade que una correcta nutrición también contribuye al rendimiento de las corredoras, ya que les ayuda a enfrentar y controlar su variabilidad hormonal. “Este factor debe considerarse necesariamente antes de seguir un plan de entrenamiento, ya que de lo contrario habrá días en que la energía no les alcanzará, pudiendo poner en riesgo su salud”, advierte el coach.
Valencia aconseja a las runners de montaña, que se esmeran por mejorar su rendimiento sobre los senderos, a no apurar su desarrollo y seguir un proceso integral de entrenamiento. “La preparación no solo debe consistir en sumar kilómetros semanales, sino también en trabajar la musculatura para impedir que aparezcan lesiones totalmente evitables. Tal como se le recomienda a los hombres, las mujeres deben aumentar las distancias de forma progresiva, ‘madurándolas’ y mejorando primero cuestiones técnicas antes de pensar en correr más kilómetros. Debe existir un proceso de adaptación fisiológica y muscular ante el esfuerzo”, remarca.
Según su experiencia y conocimientos, se desempeñan mejor en esta especialidad las féminas que previamente o de manera paralela practican otras disciplinas que contribuyen a potenciar su agilidad, resistencia y fortaleza. “Es el caso del fútbol, hockey, básquetbol, mountain bike y esquí por nombrar algunas, aunque cuando se dedican 100% al trail se dan cuenta que este deporte es incompatible con otros”, advierte.