¿Te has sentido estancado en tu rendimiento deportivo? Aquí tienes algunos consejos para superar esta situación.

Haciendo una comparación adhoc, podríamos decir que es como intentar correr en un pantano: haces mucho esfuerzo, pero es poco y nada lo que avanzas. Esa sensación de estancamiento es algo que han vivido muchos runners, que a pesar de entrenar constantemente no logran mejorar su rendimiento.
¿Qué signos pueden ayudar a detectar esta situación? Carlos Warnke, profesor de educación física y entrenador Nivel l International Association of Athletics Federations, responde: “Hay muchas señales que indican que un corredor pueda estar estancado. Algunas pueden ser que al comparar entrenamientos similares, tus tiempos siguen estables o han empeorado; sientes demasiado cansancio comparado con otros días; o simplemente no estás cumpliendo con las expectativas más básicas que crees poder desarrollar”.

Causas y Soluciones

El rendimiento de un runner se puede estancar por numerosos motivos. El entrenador plantea que una de las causas más comunes es que los corredores no siguen una pauta de entrenamiento. “Recordemos que la base para avanzar es la seguidilla de entrenamientos constantes, persistentes y variados que producen adaptaciones según el esfuerzo realizado que nos va servir para ir mejorando paso a paso. Los corredores que no tienen una planificación estable y evalúan en función del cuerpo van en desmedro, ya que la automatización de la respuesta es muy diferente cuando se tiene algo estipulado a realizar. Esto también va de la mano a un tema psicológico”, sostiene.

Carlos indica que frente a esta problemática, la solución sería establecer un plan de entrenamiento y buscar asesoría de algún experto que evalúe la condición física de la persona y pueda proyectar acciones a desarrollar en el tiempo. “La compensación del entrenamiento es la clave en estas situaciones”, acota.
El profesional añade que otra causa del estancamiento son los entrenamientos muy repetitivos, monótonos o rutinarios. “Cuando un atleta entrena solo con lo que tiene al alcance de la mano y no busca nuevos desafíos, podemos darnos cuenta que no quiere pasar a un siguiente nivel. O sea, estará entrenando siempre lo fácil”, apunta. Para superar esta situación, recomienda realizar variaciones que impongan nuevos retos como por ejemplo asistir al gimnasio para desarrollar la fuerza o agregar tareas y entrenamientos difíciles. “Esto se puede hacer identificando las debilidades (lo que más te cueste) y entrenándolas. Por otra parte, si no desarrollamos la fuerza específica para este tipo de deportes como lo son las pruebas de largo aliento, estaremos más propensos a lesiones, por lo tanto consideramos que el entrenamiento de la fuerza debe ser incluido en algunas sesiones de preparación”, advierte Carlos.

Otros Motivos

Warnke plantea que otro motivo de estancamiento es entrenar siempre al máximo o siempre al mínimo, creyendo que con eso se logrará algún beneficio.
Esta causa también es identificada en sitios web especialistas en running, como el de la marca Asics, que sostiene que cuando se hace un esfuerzo desmedido nuestro cuerpo excede su capacidad de recuperación, cayendo el corredor en lo que se conoce como “sobreentrenamiento”. Esto puede ocurrir cuando nuestros músculos trabajan demasiado duro o cuando corremos muchos kilómetros hasta llegar al agotamiento, sin darnos luego el tiempo adecuado para recuperarnos.
En algunos casos, incluso el sobreentrenamiento puede generar lesiones, problemas de sueño e incluso depresión.
Frente a ello, el sitio de Asics plantea una solución: adoptar un enfoque “paso a paso”.
“El primer paso es conocer tu ritmo. Puedes hacerlo utilizando un simple cronómetro para identificar tu nivel de entrenamiento cómodo, para luego incluirlo en tu calendario de entrenamientos. Igualmente, necesitarás gestionar tu distancia. Si lo que quieres es correr distancias largas, necesitarás aumentar los kilómetros de forma progresiva. Un plan de entrenamiento con un enfoque en fases puede ayudarte a conseguirlo. Este tipo de plan establece hitos e incrementos progresivos de la distancia para ayudarte a alcanzar tu objetivo evitando el sobreentrenamiento”, detalla.
Otra causa del estancamiento señalada por Asics es la nutrición inadecuada, toda vez que alimentarse bien es clave para contar con la energía necesaria para entrenar y también para que nuestro cuerpo pueda recuperarse después de la actividad física.
En ese contexto, aconseja a los corredores llevar una dieta equilibrada que incluya hidratos de carbono (60% a 65%) que dan la energía a nuestros músculos, proteínas (10% a 20%) para ayudar a su recuperación, grasas saturadas (10% aprox.) y no saturadas (10% a 15%), vitaminas y minerales.
El stress también aparece entre los motivos del estancamiento en nuestro rendimiento. Ante ello, la solución es obvia: darse tiempo para descansar y relajarse de modo que tus entrenamientos sean verdaderamente productivos y placenteros.
Y a propósito del buen descanso, el sitio de Asics también recomienda cuidar el sueño, toda vez que el cansancio es uno de los factores que puede afectar tu rendimiento. “Si no duermes bien, tu cuerpo no tendrá suficiente tiempo para recuperarse. La solución: relajarse antes de irse a la cama”, ya sea dándose un baño, leyendo un libro o escuchando música suave.
Consejos a tener en cuenta, para que no te quedes “pegado”.